Cómo perder el miedo en aguas abiertas. Parte II

Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

A qué esperas a compartirlo en tus redes?

¡Hola de nuevo tricompis!

Ya estamos aquí con la segunda parte de cómo perder el miedo anadar en aguas abiertas. Este es un poco mas personal que el otro, pero espero que también os guste tanto como el primero. Ya sabéis que todo lo que os cuento esta basado en mi experiencia y en como yo lo he ido afrontando durante muchos años. 

Así que allá van algunos consejos más para afrontar vuestro nado en aguas abiertas. 

6.- Ir con grupo

Si ir al mar a nadar ya nos da respeto, hacerlo tú solo aún mas, por lo tanto, una solución seria ir con mas nadadores, amigos y/o compañeros para sentirnos mas protegidos. A día de hoy, muchos clubes de natación tienen sección de aguas abiertas que organizan salidas, sobretodo en verano, así que ya no hay excusa. 😉

7.- Buen material

Llevar un bañador, unas gafas o un gorro que no nos molesten, que no nos hagan rozaduras y que nos sientan bien, es súper importante para nadar cómodos y a gusto. En la piscina, si las gafas/gorro se rompen podemos parar, cambiarlo y como mucho, tendremos que ir hasta el vestidor a coger el de repuesto. En aguas abiertas no tenemos está opción, así que tenemos que intentar llevar un buen material que nos aguante todo el entreno. 

Aquí tenéis la web de bañadores, gorros, gafas que utilizo. https://www.dissenysport.com/es/

8.- Vigilantes de la playa

– Una de las cosas que me han resultado, y mucho, ha sido avisar a los socorristas de la playa de que me iba a nadar, sobretodo cuando iba sola. Antes de empezar hablaba un ratito con ellos y al terminar igual. Es algo simple, pero saber que nuestros vigilantes de la playa saben que estamos nadando por allí también puede tranquilizarnos un montón. 

– Ir con alguien más, aunque esa persona se quede en la playa tomando el sol. Él o ella sabe que estamos nadando y nos irá vigilando mientras hacemos el entreno. Ser conscientes de que está allí también nos puede reconfortar. 

9.- Tranquilidad

Estar tranquilo mientras estamos nadando es fundamental. Cuando empezamos a ponernos nerviosos, empezaremos a querer controlar todo nuestro alrededor y eso, como dije en la parte I, es imposible y por lo tanto nos creerá aún más estrés, más ansiedad y se convertirá en un pez que se muerde la cola. Así que cuando vamos a nadar tenemos que mantenernos tranquilos, no agobiarnos y disfrutar del momento.  

10.- “Donde van tus pensamientos van tus brazadas.”

Vigilar un poco nuestro alrededor es importante para saber donde vamos, para no pegarnos un susto y/o ponernos en peligro. Por eso, tenemos que intentar no estar demasiado pendiente de si vemos un pez, unas algas, una bolsa de plástico…seguro que encontramos millones de cosas debajo del mar, pero no tenemos que ir contemplándolo todo, ya que es más conveniente prestar nuestra atención hacia donde nos dirigimos. Para observar el fondo del mar ya hay actividades mas específicas, como Snorkel. 😉 

Estas son mis sugerencias para vosotros, a mi personalmente me han ido superbién, no fue fácil pero poco a poco fui perdiendo ese miedo/respeto de nadar en el mar y ahora lo disfruto mucho mas. Gracias a todos por leerlo. 

Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

A qué esperas a compartirlo en tus redes?